Visita de nuestro Obispo Eduardo Durán Castro a la Clase Pedro Fontova

Visita de nuestro Obispo Eduardo Durán Castro a la Clase Pedro Fontova

El viernes 2 de septiembre nuestro obispo Eduardo Durán Castro, visitó la Clase Pedro Fontova perteneciente al Sector Norte del Circuito de la Catedral Evangélica de Chile, junto a algunos hermanos Oficiales Diáconos y Predicadores.

Primero se dirigió al lugar donde se construye la nueva Clase que se llamará Vespucio Norte, donde comprobó el avance de la obra, siendo recibido por el hermano Predicador, Santos Mercado Marín y sus ayudantes. Posteriormente, y previo
a la reunión se le ofreció una once junto a su comitiva.

Las oportunidades fueron coordinadas por el hermano Oficial Diácono Jorge Muñoz Sierra, Predicador de la Clase Población Bulnes e intervinieron los hermanos Oficiales Diáconos Osvaldo Orellana Cáceres, Clase Lo Valledor Sur; Mario Ulloa González, Clase Población Zelada, y los hermanos Predicadores Emilio Ramírez Oyarzún, Clase El Roble y Jorge Salas, Local Coronel Godoy.

El mensaje de la Palabra de Dios estuvo a cargo del hermano Oficial Diácono Juan Espinoza Faúndez, estando este en San Lucas 19, siendo el tema: “Jesús llega a nuestra casa” (nuestra vida).

En un templo repleto, y donde hubo gran manifestación del Señor, nuestro Obispo fue objeto del cariño de la hermandad representada por diferentes grupos de la Clase, quienes les ofrecieron algunos presentes, oportunidad en la que nuestro Obispo también les entregó un importante presente en la persona del hermano Predicador.

Finalmente, en su intervención conversó sobre diferentes temas, entre otros las experiencias de su encuentro con el Presidente del Banco de Chile, el caso del Senador Iván Moreira, cuando le hizo hacer una oración y recibió a Cristo como su salvador cuando aún no era Senador, y le prometió que si resultaba elegido esa misma noche a través de todos los medios confesaría que sería el primer senador evangélico en la historia de Chile, y así ocurrió.

Por otra parte citó el Salmo 133, donde dice: “Mirad cuan bueno y cuan delicioso es habitar los hermanos junto en armonía porque allí envía Jehová bendición y vida eterna”, lo que encendió el gozo de la hermandad.

Texto: Jorge Muñoz S. Fotos: Gabriel Meza P.

compartir