Soy Luz 2017, una gran bendición para nuestra juventud

Soy Luz 2017, una gran bendición para nuestra juventud

Con gran alegría y disposición se realizó durante la semana pasada la quinta versión del campamento para jóvenes Soy Luz, organizado por el departamento de la Juventud de la Catedral Evangélica de Chile.

Hasta la Casa de Retiro Espiritual de nuestra iglesia llegaron cientos de jóvenes con sus mochilas llenas de ganas de aprender de la Palabra de Dios y de compartir con más hermanos en la fe.

El domingo previo al inicio de este campamento, el pastor Max Barroso recordó cómo el Señor puso en el corazón de nuestro Obispo la idea de darle un espacio nuevo de crecimiento espiritual a nuestra juventud, y en función de ese anhelo es que la Iglesia de Santidad Pentecostal dispuso que el pastor Barroso viniera a Chile para apoyar dicha iniciativa.

El día lunes 9 de Enero nuestros jóvenes comenzaron sus actividades con un hermoso despliegue de evangelización en la red de Metro de Santiago, pregonando con alegría y colores cómo el Amor de Cristo sigue cambiando vidas y restaurando al necesitado.

Durante la semana, diferentes temas fueron tratados en jornadas que abarcaban todo el día, todas marcadas por la presencia del Señor que, a través de su Palabra, fue bendiciendo y moldeando la vida de los asistentes.

“Las plenarias siempre son lo mejor, los temas y como Dios usa a los expositores alimentan mi vida… ¡Dios habló a mi vida de manera clara y directa!”, comentó el hermano Benjamín Ibarra, de la Clase Villarica. Asimismo, la hermana Yaricza Martinez de la Clase Lo Valledor Sur manifestó que “el tema que más me marcó fue que Dios alcanza… y uno debe hacer lo posible para que Dios haga lo imposible!. Este tipo de campamentos son actividades que la juventud necesita ya que son de crecimiento y disciplina espiritual”.

El día martes nuestro Obispo Eduardo Durán Castro presentó el tema “El origen de nuestra iglesia”, en él hizo un llamado a nuestra juventud a salir a predicar el evangelio, porque aun cuando hoy son tiempos de mucho individualismo y de desafección social, el ser humano sigue necesitando de Dios. Finalmente, les recordó que “nadie tenga en poco su juventud” ya que servirle a Dios es la mejor manera de utilizar esa hermosa etapa de la vida. 

Durante toda la semana se desarrollaron plenarias con expositores tanto locales como extranjeros, cultos de adoración y un sinnúmero de actividades en que nuestros jóvenes compartieron en un ambiente gobernado por el Señor y de sano esparcimiento.

Como es tradición esta semana de campamento fue coronada con un hermoso servicio en nuestro templo catedral al cual asistieron cientos de jóvenes con mucha gratitud a nuestro Dios y con el ánimo renovado para seguir predicando las Gratas Nuevas de Salvación tal y cómo nuestro Dios nos pide.

Esperamos que esta actividad, que sin duda ha sido de mucha bendición para nuestra juventud, sirva para motivar a muchos más a tomar la decisión y ser parte activa de la Iglesia de Cristo, llevando el mensaje de Salvación a todo lugar, para que alcancemos nuestra meta: Chile para Cristo!

Fotos gentileza: MediaFamily

compartir