Hermano Vicente Ríos sigue confiando en el Señor

Vicente Rios

Hace dos años atrás nuestro hermano Vicente Ríos, de 16 años, nacido en Clase Zelada y activo integrante de la Juventud de nuestra Catedral Evangélica y la Clase Paradero Cuatro, hijo de nuestros queridos hermanos Raúl Ríos Sotello y Angelina Urrutia Urrutia, fue diagnosticado con Leucemia Mieloide Crónica. Este tipo de cáncer se origina cuando las células en el cuerpo comienzan a crecer en forma descontrolada.

Desde que nuestro hermano se enteró de este diagnóstico ha confiado en que el Señor tomará los medios necesarios para transformar esta apremiante situación, que por cierto prueba la fortaleza de su fe, con un testimonio que confirmará que el amor y la fidelidad de nuestro Señor sigue vigente hasta el día de hoy.

Vicente RiosA sus cortos años, nuestro hermano Vicente ha participado con la Juventud y el Coro de nuestra iglesia. Su entusiasmo, alegría y compromiso con la Obra del Señor son muy conocidos por nuestra hermandad, y aun cuando esta delicada situación ha puesto a prueba de manera muy violenta su fe, sigue confiando en Cristo y ha encomendado a Él su vida y recuperación. “Ha sido un tiempo difícil para nuestra familia, para nosotros como padres, pero confiamos en que el Señor seguirá estando a nuestro lado, tal como lo ha hecho hasta el día de hoy”, manifestó su padre, nuestro hermano Raúl Ríos Sotello.

Vicente ha estado en tratamiento en el hospital San Borja Arriarán con dos tipos de drogas, pero las drogas comenzaron a perder su poder y la única opción es un trasplante. Luego de que los exámenes arrojaran que sus padres no eran compatibles, la búsqueda de un donante llegó más allá de las fronteras chilenas. Enviaron las muestras de sangre a un banco en Alemania, pero sin éxito. Luego las muestras de Vicente fueron derivadas a otros bancos del mundo, apareciendo un donante en Estados Unidos. Para reservar el donante, la familia debió cancelar 3 millones de pesos, los que fueron reunidos gracias a que Dios tocó los corazones de muchos hermanos y amigos.

Sin embargo, hay una mejor noticia pero es aún más cara.  Traer la médula a Chile cuesta 38 millones de pesos y la hospitalización en el sistema privado, 56 millones.  Mucha gente ha sido tocada a través del testimonio de Vicente, quien en las actividades y reuniones en las que le ha tocado participar ha demostrado su fe sólida en Cristo. “Toda esta situación ha sido una bendición para mí. El Señor ha estado conmigo y ha respondido nuestras necesidades, ha estado con nosotros y concedió mi petición de no perder mi pelo durante el tratamiento. Confío plenamente en lo que Dios puede hacer. Yo sé que Él seguirá estando con nosotros”, comentó el propio Vicente hace unos días en un bingo organizado por la comunidad de la población Zelada. Ocasión en la que a través de su testimonio, el Señor tocó la vida de muchas personas y restauró la fe de quienes habían estado lejos de Cristo.

Vicente RiosTampoco ha sido fácil para nuestra hermana Angelina, “una noche desperté con una angustia en mi corazón, sentía que estaba sola y que el Señor se había alejado de mí. Así me fui al hospital para acompañar a Vicente, quien estaba internado en la UCI, en ese lugar en donde sólo dejan ingresar a los padres de los niños, con mascarillas y batas blancas, pero en un momento me pareció ver a mi Obispo y pensé que podía haber ido a visitar a algún otro hermano, pero a los pocos instantes apareció delante de nosotros y nos dijo ‘vengo de parte del Señor’, mi alma se alegró y reconfortó. Oramos y cantamos a nuestro Dios en ese lugar y fuimos bendecidos y consolados por el Espíritu Santo”, comentó al recordar cuando Vicente fue diagnosticado y estuvo los primeros días internado en el hospital.

Así como la fe de esta familia no ha decaído y nuestro Señor ha movido a muchos de nuestros hermanos y a los vecinos y amigos de Vicente para ayudar en esta Campaña, le invitamos a que usted para que también se haga parte, porque como dice la Palabra de Dios en 1ª a Corintios 12:26 “De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan”.

Para ser parte de esta cadena de amor y fe, que sin duda no sólo es una prueba para la familia Ríos Urrutia sino para toda nuestra Iglesia, le invitamos a cooperar a través de:
Cuenta de ahorro N° 31961064085 del Banco Estado, a nombre de Vicente Ríos Urrutia, RUT 20.591.331-9;  e-mail causasinfronteras@gmail.com.
Más información: Página de Facebook

Dios le bendiga!

compartir